Nicholas Blohm, un escritor frustrado, encuentra cierto día en el parque un extraño personaje: un comprador-vendedor "al peso" de libros usados. el hombrecillo lo reconoce por haber leído de él un par de libros, y decide obsequiarle un manuscrito que extrae de la colección que guardaba en una enorme bolsa plástica negra.

El escritor empieza a leerlo y nota que el manuscrito es especial. Cuando lo cierra desaparece la historia, es decir, todo lo que en él había escrito. Se desespera, pues su intención es apropiarse de la novela, y en medio de su ansiedad por encontrar respuestas decide buscar en Internet. Encuentra que los personajes que figuraban en el manuscrito sí existen y que justo está ocurriendo lo que decía que iba a suceder.

Viaja a Roma a encontrar a los personajes de "su novela" y de pronto se ve involucrado en la trama.

A lo largo de la novela junto al personaje principal debe encontrar el secreto dejado por el conde Claudio Contini-Massera a su sobrino. Un secreto que de llegar a cristalizarse involucra una gran fortuna, una búsqueda que apela a la inteligencia de ambos: sobrino y escritor; y que los lleva a bibliotecas encadenadas, a las catacumbas de Armenia y a la Isla de Capri.

viernes, 13 de enero de 2012

Entrevista en "El Universo de los Libros"

El Universo de los Libros es un blog dedicado a la crítica y reseña de libros, tuve el placer de ser entrevistada por Tatty, su administradora:

La entrevista del mes de octubre tiene por protagonista a una autora muy especial para este blog. Hace unos días publiqué la reseña de su nuevo libro El manuscrito I. El secreto y hoy vamos a conocer a Blanca un poco más en profundidad y ampliaremos la información de sus novelas.

Hola Blanca, bienvenida a El universo de los libros y muchísimas gracias por compartir tu tiempo con nosotros.



En primer lugar, hablemos un poco de tu trayectoria profesional. ¿Quién es Blanca Miosi?

Antes que nada, un ser humano, Tatty. Al llegar a Venezuela fui secretaria durante cinco años. Después me decidí a tener mi propio negocio y me dediqué a la confección de trajes de alta costura; antes de vivir en Venezuela estudié diseño y confección, solo esperaba el momento apropiado y se dio con la crisis del “Viernes Negro”.

Naciste en Perú pero resides en Venezuela, ¿fue una decisión personal o la vida te llevó de la mano a ello?
La decisión la tomamos mi esposo y yo, no estábamos conformes con la política del gobierno peruano del general Velasco Alvarado.

Me comentas que antes de comenzar a escribir eras diseñadora de modas, ¿compaginas ambas actividades, o dejaste el diseño por la escritura?
Aunque ya no poseo un taller de las dimensiones de antes, sigo en el campo del diseño y la confección, pero solo para personas muy amigas, es una labor que me produce mucho placer. No dejaría una cosa por la otra, pues vivir de los libros es una utopía, a menos de que tengas la suerte de ser una súper ventas, y eso de manera permanente.

¿Qué pensó tu familia ante la idea de dedicarte a escribir?
Empecé a escribir de manera abrupta. No se lo dije a nadie, ni yo misma sabía en qué iría a terminar la primera novela que empecé a escribir. Solo sentía deseos de hacerlo y la experiencia de ver transformada mi imaginación en palabra escrita era una sensación absolutamente gratificante.

¿Qué te inspira cuando estás escribiendo?
En esa primera ocasión, me inspiré en la gran cantidad de clientas que visitaban mi atelier. El deseo de preservar la juventud y la belleza a toda costa, sea con un traje de ensueño que resaltara sus atributos o sea por las operaciones de cirugía plástica a las que se sometían en el afán de ser cada día más hermosas a los ojos de los demás. Después de esa primera novela, El pacto, comprendí que la inspiración está en todo: una noticia, un documental de astrofísica, o de una fórmula matemática, algún personaje de la historia, el barrendero que se cruza contigo todos los días en la calle…

¿Cuál es la técnica narrativa que más dificultades te crea o la que crees que necesita más trabajo por parte de un escritor: la creación de personajes verosímiles, la estructura, el diálogo...? Y ¿cómo resuelves tus problemas?
Mira, Tatty, para serte sincera, escribo por intuición, de manera que ninguna de esas facetas significa para mí una dificultad. Una vez que empiezo la historia que tengo en mente, todo va encajando de manera perfecta. Los que han leído mis novelas siempre han dicho que los diálogos son muy buenos; supongo que debe ser verdad. Considero que lo que necesita más trabajo por parte de un escritor es la exposición de las ideas de manera clara y sin rebuscamientos. A veces tenemos la tendencia de creer que el lector sabrá interpretar exactamente lo que queremos contar, y no siempre es así. Pero tampoco debemos explicarlo todo, como si los lectores fuesen incapaces de comprender lo que leen. Encontrar ese equilibrio me parece lo más importante.

Han pasado diez años desde que te decidiste a plasmar tus ideas en papel, ¿cuántas novelas has escrito desde entonces?
He escrito nueve novelas, unos cincuenta cuentos y unos pocos poemas.

¿Cómo conseguiste publicar tu primer libro?
De la manera más sencilla que te puedas imaginar: Envié la sinopsis a Roca Editorial y recibí de respuesta que deseaban leer la novela completa. Quince días después firmaba contrato.

De entre todas tus obras, ¿de cuál te sientes más orgullosa?
Sin dudarlo, de El legado. Aunque La búsqueda significó para mí mucho más que escribir una novela basada en la vida de mi esposo, El legado fue como una tesis de grado.

¿Cuál recomendarías para aquél que quiera empezar a descubrir a Blanca Miosi?
Recomendaría La búsqueda, porque es una novela que significa mucho para mí.

Además de novelista, también escribes poesía y cuentos. ¿En qué género te sientes más cómoda?
Empecé a escribir cuentos después de escribir novelas para participar en los foros literarios. Le tomé tanto gusto que hasta ahora los hago. De poemas… No me siento muy buena poetisa, creo que se debe ser muy especial para escribirlos y tener una mente con tendencia a lo abstracto y simbólico, amén de ser muy inteligente.

Sé que, por ejemplo, en el caso de La búsqueda, te llevó seis meses escribirla y pasaste corrigiéndola casi cuatro años, ¿Cómo es tu proceso de corrección?
Te decía que esa novela significó mucho para mí porque el proceso de corrección fue lo que marcó un antes y un después en mi escritura. Yo había enviado el manuscrito de La búsqueda a Alfaguara y, lógicamente me lo habían rechazado. Pero la directora de publicaciones tuvo la gentileza de entrevistarme y me dio la carta de los dos lectores que evaluaron mi obra. En ella decían que la obra era extraordinaria pero adolecía de fallos garrafales, y que si yo deseaba publicarla debería aprender primero a escribir. ¿Te imaginas? Desde ese momento supe que escribir no solo era cuestión de contar por escrito una historia. Tuve la suerte de encontrar a una persona en un foro literario que amablemente accedió a leerla y darme su opinión. Y no conforme con ello, me ayudó mucho en la última edición de la novela, su nombre es Fernando Hidalgo, y lo considero hasta ahora mi maestro. Después de haberla reescrito cuatro veces, esta última me valió para que Roca la aceptara sin problemas.

En La búsqueda recoges la experiencia de tu esposo, sobreviviente de los campos de concentración nazis ¿Qué te decidió a escribir su historia? ¿Fue muy difícil plasmar una historia que te era tan cercana?
Fue mi esposo quien me sugirió que escribiera su historia después de la primera novela que escribí, El pacto. Al principio estuve reticente pues el tema no era el que más me atraía, sin embargo, a medida que avanzaba, me apasioné por todo lo que había significado esa época para él y para el mundo. Comencé a conocerlo más, y lo admiré más, si cabe. Tener a un testigo ocular de los hechos facilita la tarea, pero al mismo tiempo, si esa persona es tu marido, te deja una profunda huella. Creo nos marcó a los dos.

Háblame del El Legado: La hija de Hitler, ¿de qué trata y cómo fue su proceso de creación?
Después de empaparme del tema de la Segunda Guerra como consecuencia de La Búsqueda, se despertó mi curiosidad por los personajes que formaron parte de esa época y encontré a un hombre interesante: Erik Hanussen, el astrólogo de Hitler. Después me enteré de que se había filmado una película acerca de su vida. A mí me llamó la atención que hubiera sido el único hombre del círculo íntimo de Hitler que tuvo el valor de revelarse. Y lo que digo no es novela, es historia verdadera, documentada. Su muerte nunca fue comprobada exhaustivamente, así que aproveché ese desconocimiento para tejer una historia que bien pudo haber ocurrido.

Dos de tus obras de mayor triunfo son de corte histórico, ¿Por qué te decidiste en El manuscrito por un thriller?
Tengo tres novelas de corte histórico, la otra es El cóndor de la pluma dorada. Los que han leído El legado la han catalogado también de “thriller histórico”, y La búsqueda fue ganadora del Thriller Award del año 2007, de manera que no he estado muy alejada de ese género. Sin embargo, puedo decir que El manuscrito es un thriller en toda la regla.

¿Y cómo surgió la idea de esta novela?
De una manera curiosa. Mientras escribía una de las entradas para mi blog, empecé a dar la receta para escribir una novela de éxito, y a medida que lo hacía me fui dando cuenta de que tal vez siguiendo mis propios consejos lograría escribir algo interesante desde un punto de vista meramente de entretenimiento.

Uno de los aspectos que más llama la atención en El manuscrito es su estructura ya que es muy compleja, ¿tenías claro que querías seguir esta estructura desde el principio?
No. Surgió después que escribí la primera página. Debía escribir una primera página que fuese tan interesante y que atrapase al lector tal como lo recomendé en mi entrada, así que se me ocurrió lo del monje, el cofre y el precipicio. Después lo demás no era tan fácil como había pensado. Surgió entonces la idea de un escritor sin inspiración que encuentra un manuscrito. A partir de allí todo fue fluyendo como siempre que me sumerjo en una nueva novela.

¿Te resultó muy difícil encajar todas las partes de la historia para que el resultado final fuese claro para el lector?
Sí. Siempre es la parte que más cuido de mis novelas, la claridad.

¿Qué te llevó a situar la mayor parte de la acción en Italia?
Los personajes: El conde Claudio Contini-Massera, los títulos nobiliarios, el monje, el honor y la mafia, no podían encontrarse en otro sitio que no fuese Italia.

Combinas la narración en primera y tercera persona a lo largo de la novela ¿Por qué elegiste combinar dos narradores y cómo condiciona esto el desarrollo del libro?
No es una técnica muy extraña, hay muchos libros escritos así. Soy admiradora de Morris West y su famosa novela La salamandra fue escrita en primera y en tercera persona, me pareció un recurso muy apropiado para la historia que estaba narrando. Está en tercera persona todo lo relacionado con el escritor Nicholas Blohm, y lo que está escrito dentro de El manuscrito está en primera persona, desde la perspectiva de Dante Contini-Masera.

¿Tienes pensado continuar con las aventuras de Nicholas?
Si, claro, esa novela está pensada desde el comienzo para que fuese una saga.

El manuscrito de momento está solamente disponible en formato digital, ¿cuándo podremos disfrutar del libro en papel?
Actualmente está en manos de mi agente, y casi te diría que preferiría que no fuese publicada en papel por las ventas que está teniendo en Amazon. Sé que hoy en día las editoriales también desean los derechos digitales de las novelas que publiquen, lo que me obligaría a sacarla de circulación. Y ya sabemos que los libros en papel tienen una vida relativamente corta, después no puedes hacer nada con ellos, sino esperar a que transcurra el tiempo del contrato.

¿Cómo ha sido tu experiencia personal a la hora de publicar y, en general, en el mundo literario y editorial?
Te podría decir que bastante buena. Roca publicó mi libro La búsqueda y para mí fue el mejor premio que recibí, pues fue sin contar con agente, y sin haber tenido otra experiencia anterior. Viceversa aceptó mi novela El legado y le dio bastante cobertura. Esa novela está en toda Sudamérica, Centroamérica y México y ahora en Estados Unidos, porque dispongo totalmente de los derechos digitales, y la está comprando un público que no me conoce de nada, lo cual para mí es sencillamente impresionante.

¿Aceptas la crítica? ¿Cómo te afecta en tu siguiente trabajo?
Siempre he aceptado la crítica, pues sin ella hasta ahora estaría tocando la puerta de las editoriales sin ningún éxito. Tomo nota y procuro no caer en el mismo error en mi siguiente novela.

Muchas gracias a ti, Tatty, por la gran tarea de difusión que haces en tu blog.

Todas las novelas de Blanca Miosi pueden encontralas en Amazon.com y Amazon.es