Nicholas Blohm, un escritor frustrado, encuentra cierto día en el parque un extraño personaje: un comprador-vendedor "al peso" de libros usados. el hombrecillo lo reconoce por haber leído de él un par de libros, y decide obsequiarle un manuscrito que extrae de la colección que guardaba en una enorme bolsa plástica negra.

El escritor empieza a leerlo y nota que el manuscrito es especial. Cuando lo cierra desaparece la historia, es decir, todo lo que en él había escrito. Se desespera, pues su intención es apropiarse de la novela, y en medio de su ansiedad por encontrar respuestas decide buscar en Internet. Encuentra que los personajes que figuraban en el manuscrito sí existen y que justo está ocurriendo lo que decía que iba a suceder.

Viaja a Roma a encontrar a los personajes de "su novela" y de pronto se ve involucrado en la trama.

A lo largo de la novela junto al personaje principal debe encontrar el secreto dejado por el conde Claudio Contini-Massera a su sobrino. Un secreto que de llegar a cristalizarse involucra una gran fortuna, una búsqueda que apela a la inteligencia de ambos: sobrino y escritor; y que los lleva a bibliotecas encadenadas, a las catacumbas de Armenia y a la Isla de Capri.

viernes, 13 de enero de 2012

Reseña en "El Universo de los Libros", por Tatty

El secreto es el primer libro de la saga El manuscrito, centrada en las aventuras de Nicholas Blohm. Nicholas es un escritor de Nueva Jersey que solamente ha conseguido publicar dos novelas que han pasado desapercibidas, por lo que se siente frustrado y para colmo, no consigue encontrar la inspiración que tanto necesita para escribir una nueva historia. Para despejar su mente tiene por rutina ir al Prospect Park y sentarse siempre en el mismo banco, hasta que un día se encuentra con un hombre sentado allí que inicia una breve conversación con él tras la cual le ofrece echar un vistazo a un manuscrito que saca de una bolsa. Cuando Nicholas vuelve a levantar la vista de la lectura el hombre se ha ido, dejándole solo en el banco con el manuscrito.

Puesto que la historia ha conseguido captar su interés, decide llevárselo a casa y continuar con la lectura. Nicholas cada vez está más convencido de que la idea de la novela es muy buena y se le pasa por la cabeza apropiársela y escribir su propia novela, pero todos sus planes se desmoronan cuando al volver a abrir el manuscrito para retomar la lectura la historia ha desaparecido y en su lugar hay otra. La solución que se le ocurre es buscar información en Internet de los personajes de la novela, descubriendo que no solamente existen en la vida real, si no que lo que ha estado leyendo en el manuscrito es lo que está ocurriendo en la actualidad.

La única forma de saber el final de la historia es entrar en contacto con los personajes, por lo que Nicholas decide viajar a Roma, país en el que transcurre la acción del manuscrito y una vez allí se ve inmerso en la trama. Tendrá que ayudar al personaje principal de la historia a desvelar el secreto que le ha dejado su tío como herencia, lo que les llevará a vivir numerosas aventuras para juntar todas las piezas y resolver el misterio.

Lo primero que quiero señalar es que me ha gustado mucho la idea que ha utilizado Blanca como base para dar forma a los libros de esta saga. No me negaréis que sería maravilloso tener un manuscrito como este, que cada vez que lo abras tenga una historia diferente y en la que además puedas tomar parte. A mí me hubiera gustado formar parte de muchas de las novelas que he leído aunque también hay otras ocasiones que cuando las estás leyendo piensas que menos mal que es ficción...

Esta idea no es lo único que llama la atención en El secreto, cuando empezamos a leerlo nos damos cuenta de que también su estructura es diferente. Tenemos por un lado la historia de Nicholas Blohm que transcurre en el año 1999, digamos que es la historia real. Esta parte de la historia tiene sus propias divisiones que están diferenciadas por la fecha y ubicación en la que suceden. Por otro lado tenemos la historia que está leyendo Nicholas, lo que está escrito en el manuscrito, que como cualquier libro tiene una división por capítulos y cada uno también nos indica la fecha y lugar en el que transcurre. Y por último tenemos la parte en la que se unen ambas, es decir, en la que Nicholas conoce a los personajes de la novela y entra a formar parte de la historia que se narra, que también tiene sus propias divisiones diferenciadas por el nombre de cada una.

Desde fuera es un poco difícil explicar la estructura del libro ya que es bastante compleja, pero la autora ha conseguido enlazar todo este entramado perfectamente. Además en cada una de las partes utiliza un narrador, lo que también ayuda a diferenciar si estamos leyendo la vida real de Nicholas desde fuera del manuscrito o la historia recogida en el mismo. La primera está escrita en tercera persona desde la perspectiva de Nicholas y el manuscrito está narrado en primera persona por Dante Contini-Massera.

A pesar de todos estos cambios la historia se sigue perfectamente sin que en ningún momento se pierda el hilo de la narración, los cambios están muy bien integrados y la lectura es fluida y amena en todo momento. La novela consigue captar la atención del lector desde las primeras páginas y mantiene el interés a lo largo de todas las páginas ya que va introduciendo giros en la trama que sorprenden y animan a seguir leyendo.

Los personajes principales son Nicholas y Dante Contini-Massera. Ambos, al igual que el resto de personajes que aparecen, están bien trazados y resultan creíbles y cercanos. Al estar la mayor parte de la historia narrada en primera persona por Dante, su historia es la que nos llega de manera más directa y compartimos aventuras e impresiones con él. Es un personaje del que al principio de la novela te haces una idea quizás equivocada, ya que parece superfluo y solo movido por el dinero, pero luego a través de la historia evoluciona para transformarse en una persona mejor, más noble.

Me ha gustado mucho el personaje del mayordomo, aunque está un poco dentro del estereotipo del mayordomo inglés, pero es una persona leal, siempre preocupada por su amo, por quien daría cualquier cosa y me ha caído muy bien.

Para caracterizar a los personajes y dar mayor ambientación a la novela, la autora introduce en las conversaciones algunas frases en italiano. Son frases muy sencillas que resultan comprensibles aunque no conozcas el idioma, pero que consiguen que tengas la sensación de estar moviéndote entre italianos.

Parte de la historia también está relacionada con Hitler y los alemanes y al igual que hay frases en italiano, muy coloquiales, también nos encontramos algunas frases en las que se ha respetado el alemán original y así aparecen en el relato. En este caso sí hubiese agradecido que una nota a pie de página contuviese la traducción, ya que es un idioma en el que no es fácil deducir el significado y las frases que están en alemán tienen cierta relevancia.

Creo que El manuscrito es una novela entretenida, bien escrita y recomendable para los lectores aficionados a los libros de acción e intriga. Un buen comienzo para una saga que invita a continuar compartiendo con Nicholas Blohm las historias que se esconden en el manuscrito. Sin duda en cuanto tenga oportunidad volveré a leer alguna otra novela de Blanca, especialmente sus novelas de corte histórico me llaman mucho la atención así que seguramente me animaré con alguna de las dos.