Nicholas Blohm, un escritor frustrado, encuentra cierto día en el parque un extraño personaje: un comprador-vendedor "al peso" de libros usados. el hombrecillo lo reconoce por haber leído de él un par de libros, y decide obsequiarle un manuscrito que extrae de la colección que guardaba en una enorme bolsa plástica negra.

El escritor empieza a leerlo y nota que el manuscrito es especial. Cuando lo cierra desaparece la historia, es decir, todo lo que en él había escrito. Se desespera, pues su intención es apropiarse de la novela, y en medio de su ansiedad por encontrar respuestas decide buscar en Internet. Encuentra que los personajes que figuraban en el manuscrito sí existen y que justo está ocurriendo lo que decía que iba a suceder.

Viaja a Roma a encontrar a los personajes de "su novela" y de pronto se ve involucrado en la trama.

A lo largo de la novela junto al personaje principal debe encontrar el secreto dejado por el conde Claudio Contini-Massera a su sobrino. Un secreto que de llegar a cristalizarse involucra una gran fortuna, una búsqueda que apela a la inteligencia de ambos: sobrino y escritor; y que los lleva a bibliotecas encadenadas, a las catacumbas de Armenia y a la Isla de Capri.

jueves, 5 de julio de 2012

En Eriginal Books Editora de Libros

Entrevista con Blanca Miosi por Marlene Moleon

Cuando te escribí para esta entrevista me dijiste que “estabas en el trabajo” ¿A qué te dedicas?

―Tengo un taller de costura, también una representación de maquinaria taiwanesa. Lo del diseño y costura lo estoy dejando porque absorbe mucho de mi tiempo. Lo de las máquinas taiwanesas no requiere sino una buena comunicación por Internet, tanto con el proveedor como con los compradores.

¿Y el tiempo para escribir?

―Por las noches, aunque también lo hago de madrugada, cualquier hora es buena cuando se tiene la musa.

¿Cuánto tiempo dedicas a concebir una historia?

―Una nueva historia es como un chispazo. Antes que una historia me concentro mentalmente en el tema, pues si no hay un tema la historia no sirve. Puedo contar la historia de los incas, por decir algo, pero si en esa historia no hay un tema, un hilo conductor que lleve al lector de la primera hasta la última página, lo habré llenado de datos, de descripciones, de personajes, pero sin orden ni concierto. Es lo que hice con mi novela “El cóndor de la pluma dorada”, finalista del premio Yo Escribo de Novela. Cuento la historia de una cultura a través de sus personajes con un tema: ¿por qué la ciudad perdida de los incas nunca fue encontrada por los españoles? Estuvo escondida durante siglos y era desconocida por los propios indígenas. Ese es un gran tema.

¿Hay algún momento especial en que escribas?

―Como te dije, prefiero la noche, aunque soy tan madrugadora que puedo empezar a escribir a las cuatro y media de la mañana.

¿Qué te impulsa a escribir?

―Comunicar lo que tengo que contar. El deseo de ser leída. Desde pequeña he sido una lectora voraz y los mejores momentos de mi vida los he pasado frente a un libro. Cuando pienso en los que leerán las mías, disfruto escribiendo, porque sé que en alguna parte del mundo habrá alguien viviendo lo que he escrito.

Eres una autora prolífica con varios libros publicados ¿Algún hijo favorito?

”La búsqueda”, porque significó el inicio de mi andadura como escritora y porque es el mejor regalo que pude hacerle a mi esposo. Está basado en su vida, una que fue digna de ser escrita.

Tienes muchos lectores masculinos que te agradecen “por contar historias para hombres”. ¿Cómo defines una “historia para hombres”?

―En realidad esa definición la hizo un amigo y como cosa curiosa la he recibido en algunas de las cartas que mis lectores me envían. Uno de ellos me dijo que mis novelas no parecían estar escritas por una mujer. Otro que leyó “La búsqueda” dijo que hacía tiempo que no leía una historia escrita por una mujer que hubiese dignificado tanto a un hombre, pues parece que la tendencia es a estigmatizarlos. En las historias románticas generalmente salen mal parados. En las de crímenes son ellos lo peores asesinos, en las de temas militares o de la Segunda Guerra, que son las que yo he escrito, se van a los extremos, el malo es malísimo, o es un completo demente. Creo que al humanizar a mis personajes por más detestables que pudieran haber sido, reivindico en cierta forma el papel del hombre.

En el año 2011 publicaste cinco libros como autora independiente en Amazon, luego de haber ganado el Premio Thriller en el año 2007 y haber publicado con dos editoriales ¿Qué motivó que te aventuraras como autora independiente?

―Cierto día entré al blog de Fernando Trujillo Sanz, un escritor best seller de Amazon y me interesó lo que decía. Hasta ese momento no había oído hablar de los libros digitales. Mis novelas publicadas por editoriales tenían los derechos digitales libres, porque en el 2008 y 2009 nadie pensaba en ello, así que hice la prueba para ver qué resultaba.

Tienes más de una obra que se ha colocado en bestseller en Amazon ¿cómo empezó el proceso? ¿Hiciste algo especial - aparte de escribir buenas historias-, para desencadenar la bola de nieve?

― Aproveché de publicar “Dimitri Galunov”, (una novela inédita); “La búsqueda” y “El legado”. Empezaron a venderse y decidí publicar El manuscrito 1 El secreto, una novela que había sido rechazada por una editorial. Mi sorpresa fue mayúscula cuando se convirtió en una de las más vendidas en Amazon.com. En diciembre del 2011 ocupó todo ese mes el segundo lugar después de la biografía de Steve Jobs, que para ese momento era el boom. Y cuando abrió Amazon.es se situó de entrada también en el segundo lugar del ranking general debajo de Juan Gómez Jurado con El emblema del traidor y estuvo así durante todo el mes de enero.

No hice nada especial, Marlene. Todo era tan nuevo para mí que ni siquiera tenía cuenta en Twitter. Supongo que después de leer “El manuscrito” la gente tomó interés en seguir leyendo mis otras obras, aunque ya desde un principio “El legado” y “La búsqueda” se habían situado en los primeros lugares de sus respectivas categorías, incluyendo “Dimitri Galunov” en la categoría de ciencia-ficción.

En tu blog, en el artículo “Agentes literarios versus Autores independientes”, Pablo, un lector, comentó:
La pena es que puede haber muy buenos escritores a los que no se les dé nada bien el marketing. Yo creo que el escritor debería dedicarse a escribir y el agente o la editorial, a promocionar. Estos buenos escritores sin promoción se perderán en la inmensidad del mundo digital y nadie los leerá simplemente porque no los conocerán.
Lo cierto es que creo que a Pablo no le falta razón. Es difícil ser un “autor orquesta” que sepa diagramar, hacer una portada y moverse con efectividad en las redes sociales ¿Cuál sería una solución para esos autores si no tienen esas habilidades?

―Tal vez no le falte razón a Pablo para decir eso. Pero yo no dedico todo mi tiempo a las redes sociales, de lo contrario no podría escribir ni trabajar. Son momentos escasos en los que entro a Facebook y doy alguna noticia, igualmente en Twitter. Tampoco se puede saturar al público con publicidad porque creo que el efecto sería contraproducente. El asunto es que una vez que te vuelves mediática no porque tú lo hayas programado, sino porque tus libros te han llevado a ello; me explico: hay días en que salen dos o tres reseñas simultáneas más una entrevista. Tengo que publicitarlas, y la misma gente que entra a leer a los blogs o a Facebook retuitean las noticias. Cuanta más atención generas, más gente desea saber quién eres.

Te pongo un ejemplo solo el día de hoy: Tuve la sorpresa de saber que mi más reciente novela “La última portada” ya estaba a la venta en Amazon, a través del sello B de Books. Al mismo tiempo, salí en el boletín de abril de Amazon como autora especial por mi novela “La búsqueda” que tiene 10 comentarios cinco estrellas y está desde hace meses en el puesto 6 del ranking general en USA. Simultáneamente me entero de que tengo una entrevista mañana martes 17 en la emisora Onda Cero Barbanza, y luego recibo tu nota para esta entrevista; por otro lado, dos reseñas de “El manuscrito” en diferentes blogs. Todo eso me obliga a generar noticias, pues debo aprovechar que me ocurren estos eventos. Para mañana la red debe estar con varios twitts con la novedad de mi nueva publicación, igualmente Facebook. Pero ni siquiera hechos todos por mí. No es muy difícil, lo que empieza a generar ventas es que la novela sea interesante y, por supuesto, que esté bien escrita.

La diagramación para subirla a Amazon no puede ser más sencilla: formato Word. Eso lo hace hasta un niño de primaria. La portada puedes encargarla a alguien que las haga, las mías las hizo un amigo, gratis.

Eres parte de lo que llamo “la generación Amazon” –autores noveles que autopublicaron en Amazon- en la que también están Fernando Trujillo Sanz, Cesar García Muñoz y Jordi Diez por sólo mencionar algunos. Sin embargo ahora has firmado con B de Books ¿Qué ventaja tienes con ello?

―Yo siempre he publicado por editoriales, inclusive tengo una agente literaria que es Antonia Kerrigan. La ventaja es que ahora mi novela publicada a través de B de Books se vende en las tiendas digitales a las que antes no tenía acceso, como Grammata, La casa del Libro, Popular e-books, Leqtor, en todas ellas estoy en el primer lugar desde hace semanas. Y en mayo saldrá la versión impresa, que dicen que será con tapa plateada y cierre magnético, lo cual te da una idea del cuidado que se está tomando la editorial. Es una nueva manera de editar: versiones digitales y las de papel para quienes quieran tener el libro físico.

¿Alguna desventaja?

―Hasta el momento ninguna, todavía es muy temprano para saber cómo seguirán comportándose las novelas en B de Books, pero por lo que veo, parece que tuvieron buen olfato, todos los que estamos con ellos ocupamos puestos de relevancia en los rankings de España.

¿Qué pasos recomendarías a los escritores noveles que desean autopublicar en Amazon?

―Que no se dejen llevar por el apuro porque publicar en Amazon es muy fácil. Deben tener un buen material, una novela que sea comercial, y antes que nada, que esté bien escrita. Los lectores desechan los libros que contienen errores. Algunos autores se sienten descorazonados porque no suben en las famosas listas, pero si ojeas la muestra, aparte de cinco páginas dedicadas a agradecimientos y dedicatorias te encuentras con fallas en la redacción, falta de estilo, y hasta faltas ortográficas. El hecho de que los precios sean casi simbólicos no debe ser motivo para descuidar la presentación de un libro.

Muchas gracias, Marlene por la entrevista, me han gustado tus preguntas pues me han permitido explayarme. ¡Un abrazo!
Gracias a ti. Por cierto, quiero decirte que tus libros son historias para hombres que también son del agrado de las mujeres. La búsqueda es uno de mis favoritos.