Nicholas Blohm, un escritor frustrado, encuentra cierto día en el parque un extraño personaje: un comprador-vendedor "al peso" de libros usados. el hombrecillo lo reconoce por haber leído de él un par de libros, y decide obsequiarle un manuscrito que extrae de la colección que guardaba en una enorme bolsa plástica negra.

El escritor empieza a leerlo y nota que el manuscrito es especial. Cuando lo cierra desaparece la historia, es decir, todo lo que en él había escrito. Se desespera, pues su intención es apropiarse de la novela, y en medio de su ansiedad por encontrar respuestas decide buscar en Internet. Encuentra que los personajes que figuraban en el manuscrito sí existen y que justo está ocurriendo lo que decía que iba a suceder.

Viaja a Roma a encontrar a los personajes de "su novela" y de pronto se ve involucrado en la trama.

A lo largo de la novela junto al personaje principal debe encontrar el secreto dejado por el conde Claudio Contini-Massera a su sobrino. Un secreto que de llegar a cristalizarse involucra una gran fortuna, una búsqueda que apela a la inteligencia de ambos: sobrino y escritor; y que los lleva a bibliotecas encadenadas, a las catacumbas de Armenia y a la Isla de Capri.

viernes, 21 de septiembre de 2012

Reseña en el blog "Entre montones de libros"


El blog ENTRE MONTONES DE LIBROS hizo una reseña de
El manuscrito 1. El secreto. Blanca Miosi

"Cuando el monje extendió las manos ofreciéndole el cofre, se encontraba al borde del acantilado. Por un momento tuvo miedo de que fuese una trampa. Antes de entregárselo lo retuvo un instante como arrepintiéndose. Temblaba tanto que pudo sentir sus movimientos convulsivos. Luego el monje hizo un ademán brusco, soltó el cofre y se lanzó al vacío."

Conocía a Blanca Miosi por referencias, ejemplo para muchos que están comenzando su salto en ventas en el mundo digital hizo que una editorial se decidiera por ella. Son autores que llegan al papel por méritos propios, por lecturas realizadas de su obra... por el "boca a boca". No diré que eso sea garantía de calidad, pero aquí no podemos echar la culpa a una campaña tremenda de publicidad que nos cuente si el libro es una maravilla, porque son únicamente las cifras de una persona que parte en igualdad de condiciones. Así que tenía que conocerla y lo hice mediante dos títulos. Hoy traigo a mi estantería virtual, El manuscrito 1. El secreto.

Conocemos a Nicholas, un autor sin ideas, excolaborador de un conocido periódico de Nueva York. Poseedor de manías de autor tiene una rutina que lo lleva por un camino determinado en el que se encuentra un día con un curioso hombre que lo entrega un manuscrito. Cuando lo comienza a leer, le gusta la historia, podría ser incluso suya... pero al cerrarlo, desaparece consiguiendo desesperarlo. En un intento de encontrar pistas sobre la historia descubre que todo lo que ha leído es real, así que decide participar de los hechos convirtiéndose así en un personaje activo de la historia que tanto le gustaba.

Sería muy sencillo limitarme a decir que es metaliteratura, que lo es. Hay un personaje que es autor, recibe un manuscrito, pasa a ser personaje y además de ello, piensa en escribir la historia. Una historia de la que ha sido lector y partícipe, contruyéndose así una especie de bucle. Por otro lado tenemos al protagonista de la historia del manuscrito, Claudio, quien tiene que recibir la noticia de su papel en una obra, además de en su cambiante vida. Porque el argumento del manuscrito que comienza a leer Nicholas lo sitúa justo ante la muerte de su acaudalado tío y la lectura del testamento. Descubre además que hay un secreto que ha marcado la vida del difunto y la de quienes lo rodean y que ahora le afecta a él de forma más directa que nunca. Así que tiene que descubrirlo. Y lo intentará con ayuda de ese curioso americano que sabe tanto sobre todos ellos.

Contado así puede parecer un libro complejo, pero la forma de narrar de Blanca, hace que se nos antoje un juego de niños seguir la experiencia de sus protagonistas. No ponemos en duda las explicaciones que nos da. Es una novela que engancha desde el comienzo y cuando la autora traslada el misterio del manuscrito a la búsqueda que da lugar al título casi ni nos damos cuenta tan absortos como estamos en la historia.

Resaltar finalmente que es autoconclusiva. No se si este manuscrito verá la luz en otras ubicaciones dando lugar a nuevas historias, tal vez sobre Julio Cesar o sobre cangrejos en la playa, pero en este caso sigue esa máxima que tanto me gusta: "finalizado un libro, finalizada su historia", una historia entretenida de poco más de trescientas páginas que hace que las horas vuelen una tarde cualquiera.

¿Qué os parece a vosotros esta forma de elegir autores basándose en las ventas en plataformas digitales?

Gracias